martes, abril 26, 2016

«Muere joven aquel a quien los dioses aman» - Fernando Pessoa a Mário de Sá-Carneiro

«Muere joven aquel a quien los dioses aman» ("Quem di diligunt adulescens moritur"), escribió Plauto en su pieza teatral Báquides o 'Las gemelas' de la que Fernando Pessoa toma la expresión para honrar la vida y la obra de su amigo Mário de Sá-Carneiro, quien se suicidó en París un día como hoy, 26 de abril de 2016, a los veinticinco años de edad.



ÚLTIMO SONETO

¡Qué rosas fugitivas fuiste allí!
Las alfombras te llamaban, y viniste...
–Si hoy me duele el bien que tú me hiciste,
es justo, pues mucho te debí.–

¡En qué seda de caricias me envolví
cuando entraste, las tardes en que apareciste!
Cómo fui tras el percal cuando me diste
a besar tu boca, y cómo la remordí...

Pensé que era el mío tu cansancio
–que entre nosotros sería un largo abrazo
ese tedio que, esbeltamente, te inclinaba—...

Y huiste... ¿Qué importa? Si dejaste
el purpúreo recuerdo que animaste,
mi saudade a Color, ¿dónde se enclava?

París, diciembre de 1915
Mário de Sá-Carneiro
Traducción de Carlos Ciro


Fernando Pessoa y Mário de Sá-Carneiro.
Fotograma de la película-documental 'Conversa acabada' (Conversación acabada) de João Botelho (1981)



Original:

Último soneto //
Que rosas fugitivas foste ali: / Requeriam-te os tapetes – e vieste... / – Se me dói hoje o bem que me fizeste, / É justo, porque muito te devi. // Em que seda de afagos me envolvi / Quando entraste, nas tardes que apareceste – / Como fui de percal quando me deste / Tua boca a beijar, que remordi... // Pensei que fosse o meu o teu cansaço – / Que seria entre nós um longo abraço / O tédio que, tão esbelta, te curvava... // E fugiste... Que importa ? Se deixaste / A lembrança violeta que animaste, / Onde a minha saudade a Cor se trava?... // (Paris - dezembro 1915)

En:
Mário de Sá-Carneiro
Poemas Completos
Edição Fernando Cabral Martins
Assírio & Alvim
2001



lunes, abril 25, 2016

Fernando Pessoa: "Créanme: no sé ser."

No sé ser triste en verdad
ni ser verdaderamente alegre.
Créanme: no sé ser.
¿Serán las almas sinceras
también así, sin saberlo?

¡Ah, ante la ficción del alma
y la mentira de la emoción,
con qué placer me da calma
ver una flor sin razón
florecer sin tener corazón!

Pero, en últimas, no hay diferencia.
Si florece la flor sin querer,
sin querer las personas piensan.
Lo que en ella es florecer
es, en nosotros, tener consciencia.

Luego, hasta nosotros como a ella,
cuando el Hado la hace pasar,
las patas de los dioses llegan
y unas y otras nos vienen a pisar.

Está bien, mientras no vengan
vamos a florecer o a pensar.

3-4-1931

Fernando Pessoa
Traducción de Carlos Ciro

Fernando Pessoa.
Fotografía de su documento de identidad en 1928 (40 años de edad).

  
Original:

Não sei ser triste a valer / Nem ser alegre deveras. / Acreditem: não sei ser. / Serão as almas sinceras / Assim também, sem saber? // Ah, ante a ficção da alma / E a mentira da emoção, / Com que prazer me dá calma / Ver uma flor sem razão / Florir sem ter coração! // Mas enfim não há diferença. / Se a flor flore sem querer, / Sem querer a gente pensa. / O que nela é florescer / Em nós é ter consciência. // Depois, a nós como a ela, / Quando o Fado a faz passar, / Surgem as patas dos deuses / E a ambos nos vêm calcar. // Está bem, enquanto não vêm / Vamos florir ou pensar.


3-4-1931

lunes, octubre 12, 2015

«Momentos de alma sin ventanas o puertas hacia la realidad.»

El 12 de octubre de 1913, Fernando Pessoa terminó de escribir su drama estático 'O Marinheiro' que publicaría 2 años más tarde en su revista Orpheu. Nunca está de más recordar la idea que tenía Pessoa de este tipo particular de teatro y que aparece esbozada en este fragmento, muy posiblemente datable en 1914 y recogido, entre otras ediciones, en sus "Páginas de Estética e de Teoria Literárias" preparadas y publicadas a mediados de los años sesenta por el lusitanista alemán Georg Rudolf Lind y el crítico literario portugués, coetáneo de Pessoa, Jacindo do Prado Coelho. De allí, este fragmento:


«Llamo teatro estático a aquel cuyo enredo dramático no constituye acción –esto es, donde las figuras no sólo no actúan, porque ni se desplazan ni dialogan sobre desplazarse, sino que carecen incluso de sentidos capaces de producir una acción; donde no hay conflicto ni perfecto enredo–. Se diría que esto no es teatro. Creo que lo es porque creo que el teatro tiende al teatro meramente lírico y que el enredo del teatro está, no en la acción ni en la progresión y las consecuencias de la acción, sino, de manera más abarcadora, en la revelación de las almas a través de las palabras intercambiadas y en la creación de situaciones (...)–. Puede haber revelación de almas sin acción, y puede haber creación de situaciones de inercia, momentos de alma sin ventanas o puertas hacia la realidad.»


Original portugués del fragmento:

Chamo teatro estático àquele cujo enredo dramático não constitui acção — isto é, onde as figuras não só não agem, porque nem se deslocam nem dialogam sobre deslocarem-se, mas nem sequer têm sentidos capazes de produzir uma acção; onde não há conflito nem perfeito enredo. Dir-se-á que isto não é teatro. Creio que o é porque creio que o teatro tende a teatro meramente lírico e que o enredo do teatro é, não a acção nem a progressão e consequência da acção — mas, mais abrangentemente, a revelação das almas através das palavras trocadas e a criação de situações (...) Pode haver revelação de almas sem acção, e pode haver criação de situações de inércia, momentos de alma sem janelas ou portas para a realidade. 
1914?
Páginas de Estética e de Teoria Literárias. Fernando Pessoa. (Textos estabelecidos e prefaciados por Georg Rudolf Lind e Jacinto do Prado Coelho.) Lisboa: Ática, 1966. - 113. (Disponible en arquivopessoa.net)

sábado, junio 13, 2015

Un poema del Ibis, Fernando Pessoa, en su aniversario 127.

En 1888, un miércoles 13 de junio hace 127 años, en Lisboa, nació Fernando Pessoa. Entre los 136 autores ficticios que, con el cuidadoso trabajo de los editores Jerónimo Pizarro y Patricio Ferrari, alcanzaron a cobrar alguna consistencia "individual" en la galaxia creativa de Pessoa, se encuentra Ibis, una presencia que si bien dejó su marca en pocas páginas del insondable baúl, es también una sombra de nuestro Pessoa.

Traduzco hoy un soneto, escrito por el Ibis Fernando Pessoa, en junio de 1911, por los días de su cumpleaños número 23.


Junio de 1911


Veintitrés años, inútilmente vanos,
soy veintitrés remordimientos y hastíos,
veintitrés puertos para recordar, sombríos,
descontento cada cual de los pasados.

Cada cual triste de verse presente
en la misma vida vana que los demás, ríos
de dolor que atravesaran fugitivos
sólo algas muertas yendo en la corriente

de futuros idénticos medio aterrorizados
casi en la creencia desasosegada
de ser eternamente así, cansada

la esperanza trémula, en el eterno horror
de pasar, de desear y, deseando,
no tener nada e ir corriendo y terminando.

IBIS.
Firma autógrafa de Ibis, Fernando Pessoa, para este poema [54-14v]



En: Pessoa, Fernando. Eu sou uma antologia. 136 autores ficticios. Edição de Jerónimo Pizarro e Patricio Ferrari. Lisboa, Edições Tinta-da-China. 2013. p. 310



domingo, junio 07, 2015

¡Miente aún, corazón mío! - Un poema inglés de Fernando Pessoa

Escrito un día como hoy, este poema, escrito en inglés por Fernando Pessoa que traduzco, ante la imposibilidad de traducirlo conservando su pureza formal y su precisión semántica, siguiendo la veta de sentido que creo predomina en él y con el atrevimiento de adivinar (e incorporar) el portugués y pessoano 'luar' para verter algo del misterio de la 'moonlight' que ilumina sus versos.



¿Acaso el lírico ruiseñor
olvidó esta música o contó este cuento?
Un rumor de pena entre los movimientos
entre los fantasmas de amores no encontrados,
un hálito de pérdida como un lirio desvanecido
bajor el influjo encantado de esa música.

Sueño, y la tristeza de estar vivo
es como bruma en torno de las cosas que pugnan
por una palabra dicha o un sentido para la existencia.
¿Qué enfermedad de no tener visión y estar viendo
captura con un murmullo, estremece con un pavor
el sentido innatural de mi estar aquí?

Nada: el luar. Nada: la brisa.
De seguro existen, en mares más remotos
que simples continentes de pensamientos y sueños,
penas más desarraigadas, destellos menos lúcidos.
Atención, y que la inquietud de no tener nada,
si la hay, no pese aún sobre el pensamiento y la vida.

¿Acaso la música irrumpió o cesó?
¿Acaso fue que ella me perdió o que se mezcló
con aquello en mí que nació para escucharla?
Un espíritu encarnada en un suspiro sin voz,
un rumor de aguas que en algún lugar brilla,
un luar de soñarlo, un vino curioso,

un esplendor de abrir la visión a las estrellas
sin separación de verlas palidecer,
un clarín de luna matutina brotando
desde un lugar temprano, ante el amor y el hogar.
Esto, y la música que escasamente escucho...
¡Miente aún, corazón mío! ¡Sé un sueño, pavor mío!

7-6-1919

Fernando Pessoa
Traducción de Carlos Ciro

Original:


Was it the lyrical nightingale / Forgot this music or told this tale? / A murmur of sorrow within me moves / Among the ghosts of unfound loves, / A breath of loss; like a lily faded, / By nought but the spell of that music aided. // I dream, and the sadness of being alive / Is like a mist round the things that strive / For an uttered word or a sense of being. / What sickness of having no seeing but seeing / Haunts with a murmur, thrills with a fear / The unnatural sense of my being here? // Nothing: the moonlight. Nothing: the breeze. / For sure there are, on remoter seas / Than mere containing of thoughts and dreams, / More earthless sorrows, less lucid gleams. / Care, and the fret of not having aught / If there, yet weigh not on life and thought. // Was it the music that came or ended? / Was it that it lost me or that it blended / With that of me that was born to hear it? / A voiceless sighing incarnate spirit, / A murmur of waters that somewhere shine, / A moonlight of dreaming it, a curious wine, // A splendour of opening vision to stars / No separateness from seeing them mars, / A clarion of moon-morn issuing from / The earliest place before love and home — / This, and the music I scarce can hear … / Lie still, my heart! be a dream, my fear!

lunes, enero 05, 2015

[El último año de Pessoa(s); día 37]


[El último año de Pessoa(s); día 37]
5/1/1935

Poemas y fragmentos heterónimos - Álvaro de Campos

* * *

No sé si los astros gobiernan en este mundo,
ni si las cartas
–las de jugar o las del Tarot–
pueden revelar alguna cosa.

No sé si lanzando dados
se llega a cualquier conclusión.
Pero tampoco sé
si viviendo como el común de los hombres
se alcanza cualquier cosa.

Sí, no sé
si he de creer en este sol de todos los días,
cuya autenticidad nadie me garantiza.
O si no será mejor, por ser mejor o más cómodo,
creer en cualquier otro sol
–otro que ilumine incluso de noche–.
en cualquier profundidad luminosa de las cosas
de la que no percibo nada...

Entretanto
(Vamos despacio)
Entretanto
tengo el pasamanos de la escalera absolutamente seguro.
Seguro con la mano
–El pasamanos que no me pertenece
y apoyado al cual asciendo–...
Sí... Asciendo
Asciendo hasta esto:
No sé si los astros gobiernan en este mundo...


Fernando Pessoa, 5-1-1935
Traducción de Carlos Ciro

Não sei se os astros mandam neste mundo,
Nem se as cartas —
As de jogar ou as do Tarot —
Podem revelar qualquer coisa.

Não sei se deitando dados
Se chega a qualquer conclusão.
Mas também não sei
Se vivendo como o comum dos homens
Se atinge qualquer coisa.

Sim, não sei
Se hei-de acreditar neste sol de todos os dias,
Cuja autenticidade ninguém me garante.
Ou se não será melhor, por melhor ou por mais cómodo,
Acreditar em qualquer outro sol —
Outro que ilumine até de noite. —
Qualquer profundidade luminosa das coisas
De que não percebo nada...

Por enquanto
(Vamos devagar)
Por enquanto
Tenho o corrimão da escada absolutamente seguro.
Seguro com a mão —
O corrimão que me não pertence
E apoiado ao qual ascendo...
Sim... Ascendo
Ascendo até isto:
Não sei se os astros mandam neste mundo...


* * *